No me toquéis los botones…

Niños, no me toquéis los botones. Tanto botoncito tanto botoncito… No se porqué os gusta tanto tocar todos los botones que hay en la casa, ya está bien. Los botones no se tocan. Dejad la luz de la habitación de papá y mamá. Cada vez que la encendéis son siete bombillas y eso cuesta un…

Cuanto antes mejor…

Puede que llegue un momento en el que te arrepientas de no haber sido padre antes. Con cada año que pasa, todo cuesta más. Y puede que lo que en su momento veías como impedimentos para tener hijos, ahora te parezcan gilipolleces. Si realmente no quieres ser padre o madre, siempre vas a encontrar un…

Cansancio

Cansancio. Cansancio extremo. Y no me refiero a ese que sientes cuando has salido a correr y has tenido que parar porque no podías más, aunque quisieras más. Ni al que puedes sentir cuando has estado trabajando sin parar y aún así no has acabado el trabajo (aunque el trabajo nunca se acaba). Ni a…

Si yo fuera rico…

  Si yo fuera rico, tendría una casa más grande, con muchos dormitorios con grandes camas en las que poder dormir tres, cuatro, cinco, o los que hagan falta. Con muchos cuartos de baño. Con un salón inmenso y una sala de juegos inmensa para las tardes de lluvia. Con una gran cocina en la…

Taller de relajación para cinco

  Papá y mamá últimamente no paran. Todo el día con prisas, y las noches son bastante malas y no consiguen descansar. Necesitan relajación. Y conseguirla con tres hijos es un poco complicado (imposible). Los fines de semana, al menos, están los dos en casa y se pueden repartir algo más. Pero también tienen un…

Lo que nos traerá el 2017

Felicidad. Eso le pido a este nuevo año que acaba de empezar. Que en nuestra familia todos tengamos felicidad. Será difícil, porque la vida es una lucha contínua. Y, seguro, habrá muchas piedras en el camino, ¿cuándo no las hay? Pero, seguro también, merecerán la pena a cambio de los momentos buenos. Nos harán más…

Momentos de caos que merecen la pena

  Hay momentos en los que el caos se apodera de tu cabeza, de tu casa, de tu familia, de tu mundo. Momentos en los que no sabes dónde meterte. Por suerte, son pocos y no muy duraderos en el tiempo, pero hay que pasarlos. Es difícil mantener la calma y, de hecho no siempre…