Los asombrosos superpoderes de los superpadres: oído selectivo y olfato detector

Los padres y las madres tenemos superpoderes. Estamos dotados de unas cualidades especiales que nos permiten salir victoriosos de la lucha que es la vida diaria. Y no me refiero a algo parecido a lo que tiene el puto amo amigo Bruce Willis en “El Protegido” (gran película, por cierto). Esto no va de ser un superhéroe que lucha contra los malos. Los nuestros son unos superpoderes más de andar por casa. Hoy os voy a hablar de dos.
Oído selectivo
El oído selectivo permite a quien lo posee dormir tranquilamente por las noches, a pierna suelta diría yo. No puede haber preocupación que nos impida caer en los brazos de Morfeo ni que perturbe nuestro sueño. ¿Por qué? Porque en cuanto uno de los habitantes infantiles de la casa haga el más mínimo ruido indicativo de que algo va mal en su soñar, el oído selectivo lo detecta, automáticamente nos despierta y nos pone alerta. En ese mismo momento ponemos los ojos como platos (para oír mejor todavía, claro), y, si hace falta, salimos de la cama disparados. ¿Qué tiene esto de selectivo?, os preguntaréis. Pues que no todos los sonidos tienen el mismo efecto. Mamá puede decirme varias veces que estoy roncando y no me entero. Oído selectivo.

 

wp_20170108_21_44_14_rich
Otra ventaja de este superpoder es la capacidad de distinguir a nuestros retoños entre una gran multitud de niños y niñas. Puede llorar un niño, pueden llorar diez, pueden llorar todos los que haya… El oído selectivo permite identificar y localizar a nuestro hijo entre todos los demás. En este caso, aporta tranquilidad. Podemos estar seguros, por ejemplo, en un parque, en un cumpleaños… Si el oído selectivo no nos da la señal de alerta, a nuestro hijo no le pasa nada, no hay de qué preocuparse. Es el hijo de otro, que tendrá oído selectivo también y acudirá en su ayuda.
Olfato detector
Los bebes se hacen caca. Y las cacas huelen, claro. Pero no todas huelen igual. Unas mejor, otras peor. Unas huelen más dulzonas que otras. Unas huelen más fuerte que otras. Hay un sinfín de matices. Y los padres y las madres los sabemos detectar. Se llama olfato detector.
En una habitación cualquiera, en una casa cualquiera, con unos niños cualquiera, sabemos si alguien se ha hecho caca. Aunque sea una caca pequeñita, la detectamos.

 

wp_20170108_21_42_50_rich
Y luego está la parte selectiva, como con el oído. Si el que se ha hecho caca es nuestro hijo, también lo sabemos distinguir. Yo no siempre llego a tanto, pero hay veces que sé si se ha hecho caca un mellizo u otro. Sus cacas no huelen igual.

 

Seguro que hay más, pero estos dos superpoderes son básicos. Y todos los papás y mamás los tenemos. ¿Cuáles son los vuestros?

Anuncios

2 comentarios en “Los asombrosos superpoderes de los superpadres: oído selectivo y olfato detector

  1. ¡Me ha encantado! De momento mi superpoder es la teta. No hay nada que no cure o que no alivie. También añadiría los dos superpoderes que señalas en el post. Sé perfectamente cuando mi hijo llora aunque no le tenga delante en ese momento. Ir por la escalera llegando a la guardería, escuchar un niño llorar y saber que es el mío. Esa clarividencia solo la da la maternidad. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s