Conversación entre mellizos: gateando, que es gerundio

 

Estos nenes han aprendido ya a gatear. Ahora pueden moverse por casa de un sitio a otro. Lo cual no deja de ser un peligro. Vamos a ver qué están diciendo.

– Psssst psssst, Pablo Pablo.
– ¿Qué pasa Luis?
– Pues que estoy harto de estar siempre en el mismo sitio. He descubierto una forma de movernos para ir donde queramos, yo la estoy probando y mola mucho.
– Hombre, yo le estoy cogiendo el gustillo a estar sentado y tirar las cosas que me dan.
– Ya, pero a mi me duele el culo de estar apoyado en él. Además papá y mamá se ponen muy contentos cuando me ven. Gatear, lo llaman.
– Bueno, a ver. Cuéntame, ¿así podemos ir a cualquier sitio?
– Hombre, a la calle no majo. Pero, por ejemplo, podemos ir a la habitación de la tata. Tiene cosas tan chulas…
– Yo quiero yo quiero. Me encanta ir a su habitación. Tiene muchos juguetes y me gustan mucho.
– Pues ven conmigo. Tú haz lo que yo.
– No se si podré. Ya sabes que a mí me cuesta más moverme que a ti.
– No pasa nada, yo te enseño. Mira, es muy fácil. Cuando estás sentado, te pones un poco de lado, pasas una pierna hacia atrás, apoyas las manos, y ya estás colocado.
– Vale, ¿y después?
– Después te echas un poco hacia adelante y te impulsas con las piernas.

wp_20161228_19_25_31_rich
– Mmmmm, ya veo. ¿Tengo que tener las manos apoyadas siempre?
– Claro, si no te esmorras.
– Vale, creo que lo tengo controlado. Pero si voy más despacio que tú espérame por favor. No me quiero quedar solo. Y a ti tampoco te gusta.
– Bueno, ya veremos.
– Mira, esto es el pasillo. Aquí lo único que hay es la Roomba. El otro día le di al botón ese que tiene y se empezó a mover. Papá flipaba.
– ¡Hola Roomba! Normal que papá alucinara, tienes unas cosas.

wp_20161229_16_39_33_rich
– Ya… A ti no te gustan los botones, ¿no?
– Vale, perdona. Se me ocurre una cosa. Como a ti te encantan los cables y a mí los adornos del árbol de Navidad, cuando estemos en el salón podemos ir cada uno a por una cosa y así papá y mamá no sabrán a por cual de los dos ir.
– Claro, que buena idea. La próxima vez que estemos en el salón lo hacemos. Tengo ganas de hincarle el diente a un par de cables que he visto.
– Y yo a un par de cosas que cuelgan del árbol. Mira Luis, la habitación de la tata. Ya hemos llegado.
– ¡Vamos a entrar!
– Eso. Aprovechemos ahora que está la puerta abierta.
– Calla y tira pa dentro.
– Haaaaaala. Una mesa y una silla. Y un espejo gigante. Y un patinete. Y una pizarra…
– Como me gusta esta habitación, Pablo.
– Y a mí. Pero no pasa nada, seguro que la nuestra, cuando seamos mayores, será igual de chula.
– Oye, yo ya estoy echando de menos a papá y a mamá. ¿Los llamamos para que vengan?
– Vale. ¿Empiezas a llorar tú o yo?

Anuncios

2 comentarios en “Conversación entre mellizos: gateando, que es gerundio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s