Para no perder la ropa…

 

Una de las cosas que, sobre todo las madres, suelen hacer al comienzo del curso, con el cambio de la ropa de los armarios de verano a invierno y viceversa, o simplemente cuando se compra ropa nueva para los peques, es marcarla con el nombre para evitar posibles pérdidas, cambios, etc. Por ejemplo, nuestra hija mayor el año pasado se trajo el abrigo de una compañera del cole, y la otra niña se llevó el suyo, y tardamos varios días en darnos cuenta unos y otros. Así que la solución es ponerle etiqueta para poder reconocerla.

 

 
Hasta ahora, habíamos encargado las etiquetas en una tienda. Les dabas el nombre y, en unos días, les llegaban, te avisaban y tenías que ir a recogerlas. Eran blancas, con las letras negras. Sin dibujos. Muy alegres y divertidas no, la verdad. Pero, esta vez, hemos descubierto una forma infinitamente más cómoda. Y, además, las etiquetas son mucho más alegres y apropiadas para lo que son. Se pueden personalizar totalmente con colores, dibujos y texto. Las pides desde la pagina web, y te las envían a casa. Casi como antes, vamos.
 

 

Y ahora es cuando metemos la cuñita publicitaria. Esto hay que leerlo muy rápido y poniendo voz de anuncio de la tele: esta entrada del blog ha sido patrocinada por Petit Fernand. Nos han invitado a probar sus productos y hemos realizado un pedido de etiquetas termoadhesivas desde su web. Lo primero que tengo que decir es que es muy fácil de usar, hasta un niño podría diseñar sus propias etiquetas. Puedes personalizar, como ya os conté antes, casi todo: el color de fondo, el color y el tipo de la letra,  y si quieres el texto en una o en dos líneas. Lo mejor de todo es que puedes añadir un dibujo en la etiqueta y hay muchísimas opciones: animales, naturaleza, princesas y príncipes, superhéroes… Además, cada vez que cambias algo, ves en el momento cómo quedaría. Insisto, es tan fácil que lo podrían hacer nuestros hijos. ¡Es genial!
 

petit-fernand

 

Cuando llegan a casa (no asustarse si tardan 15 días, pero es que vienen de París, ¡como los bebés!), vienen en un librito, con todas las instrucciones para ponerlas. Se colocan en la ropa, se pone un papel encima (también lo traen incluido), unos segundos de plancha, y hecho. Hay que dejarlas “reposar” hasta el día siguiente y ya está. Esta parte es mejor que no la hagan nuestros hijos, por el tema de la plancha y tal…
 

 

Y no solo esto. Además de etiquetas para la ropa, tienen también para los objetos de nuestros peques, y otras cosas como fiambreras o botellas personalizadas.
 

¡A nosotros nos ha encantado Petit Fernand!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s