Las piedras del camino

 

Se que te preocupa el futuro. Y se que será difícil. Formar una familia lo es. Cuidarla, sentirla, vivirla y mantenerla como queremos, más todavía. Sería más sencillo dejarse llevar, que las cosas pasen por nosotros en lugar de nosotros por ellas, pero no sabemos hacer eso, sobre todo tú. No al menos con nuestra familia. Así que sigamos nuestro camino con fuerza. Esta tarea la necesita. Necesita fuerza, pasión, alegría, calma, constancia. Necesita que cuando la cosa se ponga fea, al menos uno de los dos, le de una patada al miedo y al cansancio y tire palante. El otro le seguirá. Seguro.

El otro día oyendo la música que le poníamos a la nena para dormir cuando empezó a hacerlo sola, empecé a ser consciente de lo rápido que pasa esto. De lo rápido que pasa todo. De lo rápido que se van los días, los meses, los años. Y de que no sirve preocuparse y perder ese tiempo. Tenemos que saber disfrutarlo. Por supuesto que no en todos los momentos tendremos fuerzas para sacar una sonrisa. Pero sí de todos los momentos se puede aprender. Si lo hacemos, será más fácil. Y cuando haya una rabieta o un mal día, sabremos que después, habrá alegría y sonrisas. Antes o después. Recuerda, todo, hasta lo malo, pasa tan rápido…

Es un camino con muchas piedras y nunca se acaba. Y nunca va a ser fácil. Formar una familia no puede serlo. Nos hemos empeñado y lo estamos consiguiendo. Poco a poco. O mucho a mucho. Hemos pasado de tres a cinco de golpe, y eso cuesta. Y, aunque a veces no lo parezca, avanzamos. Lo que hoy nos parece que está parado o va demasiado despacio, pronto lo veremos hecho. Sin darnos cuenta. Pero, sin darnos cuenta también, habrá salido de nosotros.  Y estaremos cansados. Tan cansados que nos parecerá que no podemos más. Aunque, créeme, podremos, como siempre cuando estamos juntos.

 

las-piedras-del-camino

Porque será jodido tener piedras. Sobre todo si son grandes. Enormes. De esas que no sabes si es peor saltarlas o rodearlas. Que incluso te hacen pensar si no habría sido mejor ir por otro camino. Por el que tiene piedras pequeñas, de las que se pueden pisar y seguir adelante. Y será jodido que duelan los pies, y no poder seguir el camino en condiciones. Entonces habrá que seguirlo como podamos, pero siempre juntos, de la mano. Ven, dame tu mano, sigamos adelante.

Anuncios

3 comentarios en “Las piedras del camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s