Huevos y queso

 

Un día cualquiera, están Julia, mamá y papá viendo la tele por la tarde. Hay un programa de una pastelería que hace tartas por encargo, temáticas. A Julia le encanta (aunque no tanto como el de vestidos de novia). Y en esto que, al ver como hacen una de las tratas, va y me pregunta que si me gustan los huevos. Y pienso: “ya la hemos liao”. Porque papá no se ha comido un huevo frito en su vida, ni se lo comerá. Y cocido tampoco. Y a ver como sale papá de esta sin mentir a la niña. Y papá decide decir lo que sí le gusta en lugar de decir lo que no le gusta. Aunque, al final, no es suficiente, y la verdad sale a la luz.
– Papá, ¿a ti te gustan los huevos?
– En tortilla están muy buenos
– ¿Y sin patatas ni nada?
– Hombre, pues no. Un huevo frito no me gusta
– Buagh, un huevo frito…
Por lo menos no llegó a saber que JAMÁS he probado un huevo frito. Es superior a mis fuerzas. Pero claro, a ella le decimos (supongo que como todos), que hay que probar las comidas antes de decir “eso no me gusta”.

 

Se supone que los niños deben comer de todo. Y deben probar de todo. Pero no siempre es tan fácil. Puede que a papá no le gusten los huevos, y puede que a mamá no le guste el queso. Ningún queso. Ni nada que haya tocado queso. Cada uno tenemos lo nuestro. Ni papá ni mamá somos de comer de todo precisamente. Y también tuvimos lo nuestro cuando eramos niños. Yo, por ejemplo, tenía pavor a una de mis tías porque siempre me hacía probar algo nuevo (la miel y el melón dan fe). No sufrí ningún trauma, pero no lo recuerdo agradablemente (la miel en contadas ocasiones y el melón no lo como). Y no sirvió de nada.

 

Así que la solución es relativamente sencilla. Mamá come huevos fritos y se los da a probar a Julia, mientras papá come una tortilla. Y papá come un cachito de queso y se lo da a probar a Julia, mientras mamá come otra cosa. Sí, ya se lo que estáis pensando. No podemos comer pizza. Pues sí. La hacemos casera, la mitad con queso y la mitad sin queso. Por cierto, Julia, aunque le gusta bastante el queso, la prefiere sin.

 

fotor_2-4

 

¿Que comidas odiáis? ¿Cómo hacéis para que las coman vuestros peques?

 

PD: como siempre, si te ha gustado lo que acabas de leer, o el blog en general, más abajo Dedo índice blanco hacia abajo puedes compartirlo en redes sociales o seguirnos.

Anuncios

3 comentarios en “Huevos y queso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s