Una mañana tranquila… o no

 

09:00: Hola cariño. Todo está estupendamente. Los mellizos se han quedado plácidamente dormidos después del biberón. Julia todavía no se ha despertado. Pichi está dormido no se dónde porque no se le oye ni se le ve. Va a ser una mañana muy tranquila. Creo que voy a poder limpiar los baños, hacer la comida, pasar el polvo, poner la Roomba… Es genial estar en casa con los niños, a lo mejor hasta puedo salir a dar un paseo cuando tenga todo hecho.

 

10:00: Hola guapa. Pablo y Luis se han despertado un par de veces pero se han vuelto a dormir. La primera fue porque Pichi estaba maullando en el pasillo. La segunda porque Julia se ha levantado ya y estaba dando voces. Ha habido un poco de descontrol pero todo vuelve a estar tranquilo.

 

11:00: Hola nena. Los mellizos no quieren dormir más. Aunque, de momento, están tranquilos. Julia quería ver la tele y se ha enfadado y se ha puesto a llorar porque le he dicho que no se puede ver tan pronto. Pichi ha vomitado en el pasillo, creo que se ha comido un par de hojas de la planta que tanto le gusta. Creo que ya no me da tiempo a hacer todo lo que pensaba. Sacaré algo que tengamos congelado para comer, así no pierdo el paseo.

 

12:00: Hola corazón. He tenido que tener cogido a Pablo un rato. Luego a Luis. Luego a Pablo otra vez. Luego de nuevo a Luis. Mientras tanto Julia ha estado lavándose las manos no sé muy bien porque y se ha mojado entera. No he podido hacer nada de la casa. Creo que me los llevo de paseo a ver si nos tranquilizamos todos un poco. Espero que los mellizos se duerman.

 

13:00: Ay amor… El paseo ha sido un desastre. A mitad de camino, Pablo empezó a llorar y como no paraba lo tuve que coger un rato. Paramos en un parque para darle los biberones a los mellizos mientras Julia jugaba un poco. No vi que se subía a un columpio y saltaba. Era un poco alto y se ha caído y se ha hecho una herida en la rodilla. Al ir corriendo, moví mucho a Luis y ha vomitado todo todo el bibe.

 

14:00: Bueno vida, ni he limpiado los baños, ni he pasado el polvo, ni he hecho la comida, ni he puesto la Roomba. Cuando salimos, con las prisas, me dejé la llave puesta por dentro y al volver no podía entrar en casa. He tenido que llamar a un cerrajero que me ha cobrado cien euros. Luis se ha hecho caca y, como no sabia cuanto tardarían en venir a abrirnos, me puse a cambiarlo en la silla. No debí esperar lo suficiente porque cuando tenía el culete al aire, se puso a hacer más y salió a propulsión. Tengo caca por encima y hay también en el descansillo. Julia se ha puesto a comer un huevo Kinder que estaba en el bolso y se ha manchado todo el vestido de chocolate, no creo que quiera comer. Al entrar en casa, la comida se había descongelado del todo y Pichi se la ha comido, toda. ¿Tardas mucho en llegar? Qué desastre, no se como te apañas cuando estás tú sola. Creo que lo único que me ha faltado es esto:

 

Anuncios

5 comentarios en “Una mañana tranquila… o no

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s