Un regalo para Julia

Un día entero de papá y mamá solos con Julia. Sin hermanitos. Papa y mamá solos para Julia. Bueno y la compañía de los animales del zoo. Aprovechando que Pablo y Luis están mejor del catarro y aprovechándonos también de la niñera, excursión al zoo. Parece un buen regalo para la hermana mayor, últimamente no tiene a papá y mamá para ella sola casi nunca.

 
Una niña que va por primera vez a un sitio que le gusta se emociona, se emociona mucho. Por la mañana se levanta acelerada, corre por el pasillo, hasta abre la puerta de casa ella sola antes de tiempo, tiene prisa por salir. Ya en el autobús sigue igual. Pregunta dónde está Ávila. Pinta un poco. Vuelve a preguntar donde está Ávila. Juega un poco con el niño del asiento de delante. Y otra vez pregunta dónde está Ávila. Y cuando pasamos Ávila, pregunta dónde están las montañas de nieve. Y después suelta un “me hago pis”, suerte que era justo antes de la parada. Y después de la parada todo cambia. Aparece Frozen en la pantalla del autobús y todos los niños callados y tranquilos hasta llegar al zoo.

 
En el zoo disfruta como una enana. Osos, canguros, delfines, rinocerontes, monos, pingüinos, lémures (yo quiero marcha marcha, inevitable), elefantes, gorilas, leones marinos, etc. Todos le encantan. Y todas las máquinas que hay por el zoo para sacar dinero a los padres, también (entre nosotros, si alguien se apunta para hacerle algo al que se le ocurrió ponerlas, que lo diga). Como todo le gusta tanto, y a todos los sitios va corriendo emocionada, se cae un par de veces, pero por las mismas razones, se le olvida rápido y a seguir disfrutando. Es curioso que hoy no sea necesario llevarla a hombros porque se canse, por qué será. Como una campeona hasta el final.

 

 
Ya de vuelta a casa, cuando estamos en el bus viendo el final de Frozen, aparece el sueño. Y ni Elsa y Ana pueden con él. Nada más y nada menos que dos horas de siesta de camino a casa, y luego otro rato en el coche. Esto hace presagiar una noche “de fiesta”. La subimos a casa en brazos y sigue dormida. Así que a la cama con la misma ropa, bueno, sin el abrigo y las zapatillas. Resultado final: toda la noche del tirón y al día siguiente como una rosa.

 

WP_20160507_19_55_17_Rich

Anuncios

3 comentarios en “Un regalo para Julia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s