El gato no se va a ningún sitio

Cuando llegamos a casa con Julia por primera vez, allá por septiembre de 2012, Pichi se acerco a ella y la olió. Entonces Julia se movió un poquito, y Pichi salió corriendo. Y la cosa no ha cambiado mucho desde entonces.

 

fotor_(58)

 

A Julia le encanta Pichi, pero se emociona tanto con él, que se ríe a carcajadas y grita. Pichi se asusta, y se va corriendo. Sólo cuando ella consigue estar más tranquila, él aguanta algo más a su lado, aunque tampoco demasiado. El otro día consiguió acariciarle un poco el rabo, pero esta vez fue Pichi el que se emocionó y quiso empezar a jugar, así que tuvimos que cortar para evitar arañazos.

 

fotor_(136)

 

Para los que todavía no lo sepan o no se hayan dado cuenta, Pichi es nuestro gato. ¡Oh, Dios mío, tienen un gato y ella está embarazada! Pues sí. Antes del embarazo de Julia, le hicimos a Pichi las pruebas de la toxoplasmosis y dio negativo. Es más, nos explicaron que aunque hubiera dado positivo, es muy complicado que se transmita, no sería suficiente ni con tocar los excrementos del animal. “¿Y que vais a hacer con el gato?”, nos llegaron a decir. El gato no se va a ningún sitio, porque es un miembro más de la familia. Aunque sea un poco pesao pidiendo su comida, aunque se nos beba el Colacao algunas veces, aunque se ponga a maullar en el pasillo en mitad de la noche, aunque sea una fuente inagotable de pelusas… Y va a seguir siendo un miembro más, siempre y cuando ninguno de los nuevos habitantes de la casa sea alérgico, claro.

 

Tener un animal en casa, tiene ventajas para los hijos. Los niños que viven en un hogar con mascotas tienen un sistema inmunológico más desarrollado y son más sociables. Además, pueden ser un apoyo ante posibles celos por la llegada de hermanos. Por tanto, el gato no se va a ningún sitio.

 

¡¡Últimas noticias!! Parece que Pichi se ha dado cuenta de que la situación puede empeorar y está haciéndose amiguito de Julia. Preferirá  tenerla de su parte ante la que se avecina…juzgad por vosotros mismos.

Nosotros todavía estamos boquiabiertos..

Anuncios

14 comentarios en “El gato no se va a ningún sitio

  1. Belén esos comentarios también los escuchamos nosotros…Irene tiene más o menos la misma relación con Noa pero la quiere como lo que es…una más de la familia aunque haya pelea por ver quien se tumba sobre papá jejeje un beso para todos

    Me gusta

  2. No me imagino la vida sin animales! Mi veterinario también dice que es dificilísimo contagiarte de toxoplasmosis por un gato, pero es algo tan extendido que la gente lo acepta como válido. Me alegro de que no os desicieseis de Pichi. Un besito

    Me gusta

  3. Nosotros tenemos un gato Indy y hace lo mismo que Pichi, cuando ve a nuestro pitufin viene despacio y vigilante por si se mueve, y ya si llora o grita sale escopetado, hace unos días dejó que pitufin lo tocara un poco y el nene loco se puso y claro Indy se puso tenso y los separé. Pero es parte de la familia y se queda. Besines

    Le gusta a 1 persona

  4. Que mal llevaba yo la pregunta de “¿Y que vais a hacer con el gato?” y otras más… Lo que no entiendo es porque nuestro gatito no se esconde más… Con los achuchones que le da nuestro Peque (yo creo que en el fondo le mola ;))

    Me gusta

  5. Nosotros tenemos un gato, lo adoptamos cuando ya era adulto. En su anterior casa lo abandonaron precisamente por haber tenido un bebé. Ahora nosotros buscamos nuestro bebé y Pichi (también lo llamamos así) seguirá en casa como uno más de la familia. Le daremos esa oportunidad que no tuvo en su día.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s