Incidencias

Mientas descanso y termina la lavadora, os voy a contar algunas “incidencias” que me han ocurrido estando embarazada, para que os riais un poco, aunque a mi en su momento no me hicieron ninguna gracia. La verdad es que es mejor ver las cosas con cierta distancia, desde otra perspectiva.

Raúl y yo teníamos 2 coches grandes. Grandes pero “no aptos” para poder colocar 3 sillitas de bebé atrás, tal y como exige la normativa actual. A primeros de diciembre nos pusimos manos a la obra, en la búsqueda de un nuevo coche familiar que nos permitiera llevar a nuestros peques atrás. Ya os contaremos en otro momento todo lo que tuvimos en cuenta y como nos fue esta ardua tarea, pero hoy vamos a lo que vamos…

El primer día que fui con el coche a buscar a Julia al cole, salí con bastante tiempo para poder comprobar que podía abrochar perfectamente la sillita estando dentro del coche, como ajustarla, etc. Cuando llegué al parking del centro comercial que está en frente del cole, aparqué, salí del asiento del conductor y me senté en la parte de atrás…¡¡CERRANDO LA PUERTA!!

Me puse con mis comprobaciones y cuando ya estaba convencida de que lo tenía todo bajo control, me dispuse a salir del coche, pero…¡¡NO PUEDO SALIR!! ¿QUÉ HE HECHO? Yo le daba al mando de la puerta, abría cerraba, pero habíamos puesto los bloqueos manuales en las puertas traseras para que no se pudieran abrir, por seguridad…bloqueo puertas

Intenté pasar a los asientos de delante, pero con mi barrigota era imposible. Empecé a llamar por teléfono a todas las mamás que tenían que ir también a buscar a sus niños, pero o no me cogían o ese día no iban. Lo siguiente fue dar golpes en los cristales para que alguien me oyera, pero con tanto ruido y cristales tintados no se daban cuenta…mis nervios iban en aumento. Ya comenzaban a salir los padres con sus niños de la mano y yo, ¡encerrada en el coche, será posible!

Después de un rato un papá me oyó y vino a “rescatarme”. Se lo agradeceré toda mi vida, ¡qué vergüenza!, pero ¿cómo se me pudo olvidar que estaba el seguro?

Lo más rápido que pude de dirigí al cole y al ver a Julia en la puerta me eché a llorar. Se acumularon muchos sentimientos y hormonas y tenía que desahogarme…

Otro día, también al salir del cole, Julia me dijo que tenía ganas de hacer pis. En el mismo parking del centro comercial y detrás de un árbol cuesta abajo, la cogí por las piernas y la puse a hacer pis mientras hablaba con otra mamá. Casi cuando había terminado me fallaron las fuerzas y…¡¡se me cayó con el culo al aire justo encima del pis!! La pobre se echó a llorar.

El abrigo y el chándal del uniforme mojados, ella llorando y yo apenas podía ponerme de cuclillas para poder consolarla. ¡Vaya día que pasé sintiéndome culpable y mala madre!

Estas son algunos de las incidencias acaecidas durante mi embarazo de mellizos. Me los imagino en la barriga diciendo “la que nos espera…” Aunque que por muchas incidencias que ocurran, espero que sepamos llevarlas lo mejor posible y si no siempre me quedará leer a mis compis del Club de Malasmadres para consolarme.

bebes-gemelos-familia-9985002

 

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Incidencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s