El comienzo

Cuando te enteras de que vas a ser padre, un inmenso sentimiento de alegría te recorre. Pero si tienes ya una hija, y te enteras que vas a tener mellizos, la alegría, la felicidad, y la ilusión, se mezclan con la preocupación porque el embarazo y el parto vayan bien y el temor por no dar a vasto cuando nazcan.
Ser padre es una grandísima responsabilidad, seguramente la mayor que existe. No solamente tienes unas personitas a las que tienes que proporcionar todo lo que necesiten, sino que además tienes que educarlas para que, en el futuro, sean precisamente eso, PERSONAS. Todo lo que van a ser, las personas en las que se van a convertir, dependen de ti.
Siempre es más fácil si tienes, y en mi casi es así, una compañera de camino que comparte contigo ideas, valores y prioridades. Sientes que juntos se puede con todo, hasta con una familia numerosa.
Aquí comienza un camino largo, tan largo como una vida. Probablemente haya momentos de risas, de preocupaciones, de alegrías, de llantos, de emoción, de ilusión, de impotencia… Pero va a ser tan bonito que merece ser compartido.

Anuncios

Un comentario en “El comienzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s